3.4.1 acentos

La palabra acento tiene muchos significados. Puede referirse a una forma determinada de hablar que revela el orígen de alguien, hablar con acento italiano o hablar con acento andaluz. Puede referirse a la sílaba tónica, o sea la sílaba que se pronuncia con mayor intensidad y puede referirse también a signos gráficos como el acento agudo, acento grave, la tilde o el acento circunflejo. En español todos estos signos gráficos por encima de letras se llaman tilde, lo que a lo mejor no es una idea tan genial, porque los acentos ortográficos y la tilde ~ tienen dos funciones completamente distintas. Un acento ortográfico se pone sobre la sílaba que hay que pronunciar más fuerte, si la acentuación non se puede deducir de la regla general. La tilde o sea este signo ~, es completamente otra cosa. La tilde convierte una n en una n mouillé, pero no tiene nada que ver con el acento prosódico, o sea no indica que sílaba hay que pronunciar más fuerte. Por último el acento, entendido como un signo gráfico, también puede tener funciones no diacriticas, o sea funciones que no tienen nada que ver con la pronunciación. El pronombre él por ejemplo lleva acento en español, el artículo el no.

En francés los acentos gráficos nunca indican la sílaba tónica, cambian el valor fonético de una palabara. El acento circunflejo en nôtre por ejemplo indica que la o debe pronunciarse como una o cerrada, un acento agudo sobre la e indica que la e se debe pronunciar como una e cerrada.

En español es al revés. El acento no indica como hay que pronunciar una vocal, algo inútil en español dado que no hay variaciones, sino la sílaba que hay que pronunciar más fuerte.

Acento significa por lo tanto algo muy distinto en las respectivas lenguas. En todas las lenguas se describe con acento el hecho que la forma de hablar puede tener un colorido regional. En alemán y inglés es el único significado. En español además se habla de acento, cuando una sílaba se pronuncia más fuerte que otra. En francés con acento se denomina además signos gráficos que sirven para describir la pronunciación de una palabra.

En portugués este signo ~ se llama til y todos los acentos, entendido como signos gráficos encima (en general) de vocales tienen un nombre. El til, el acento circunflexo, acento agudo y el acento grave.

El acento circunflexo, que puede aparecer sobre a, e y o lo que da â, ê y ô indica que estos sonidos se deben pronunciar de forma cerrada.

La â no existe en español. El español solo tiene una a abierta como en ángel. Si usted se fija bien notará que al pronunciar la palabra ángel, o cualquier otra palabra con a, se abre la boca. Si uste pronuncia la palabra ángel sin abrir la boca, producirá una a cerrada. (Si no entiende la diferencia da igual. En los próximos capítulos escucharemos centenares de veces este sonido.)

El acento circumflexo sobre la e, o sea ê, significa que hay que pronunciar la e como la e en español y no como la e en francés en palabras como vrai o cat en inglés.

Un acento circumflexo sobre la o, o sea ô, significa que hay que pronunciar la o como una o cerrada, un sonido que no existe en español. Si quiere saber como se lo pronuncia puede tratar de pronunciar la palabra sol redondeando los labios como se lo hace al pronunciar una u.

El acento agudo sobre la o significa que hay que pronunciar esta vocal de manera ABIERTA. La o abierta no presenta ningún reto para un hispanohablante, porque la o española se la pronuncia de manera abierta.

El til indica que la vocal debe ser pronunciada de manera nasalisada.

Sin embargo el tilde y el acento agudo tienen una doble función, porque indican también la sílaba sobre la cual caye el acento prosódico, lo que no significa en absoluto que la sílaba pronunciada más fuerte siempre lleva acento. Palabras que terminan en a, e, o, -am, -ens y el las formas plurales de estas palabras, o sea si teminan en as, es, os tienen el acento normalmente en la penúltima sílaba. Solo las EXCEPCIONES a esta regla llevan acento. Palabras que terminan en consonante o i / u / a nasalisado tienen el acento prosódico en la última sílaba y solo las excepciones llevan acento.

El acento grave es completamente otra cosa. No indica ni el acento prosódico, la sílaba que hay que pronunciar más fuerte, ni cambia la pronunciación de un sonido. Si el artículo a y la preposición a se chocan, tenemos dos a que se funden en una sola y esta a es marcada por un acento grave: à = a a mulher => à mulher => a la mujer.

Es completamente inútil de tratar de memorizar estas reglas, aparte de ser imposible. A lo largo de esta manual escuchara todos estos sonido miles de veces así que al final sabrá como pronunciarlos. Es algo que se aprende automáticamente sin esfuerzo alguno.



contacto pie de imprenta declaración de privacidad