19.10. conjunções conclusivas

Conjunciones conclusivas introducen una oración subordinada que describe la conclusión que se puede sacar del acontecimiento descrito en la oración principal. A primera vista la cosa parece fácil. Una conjunción conclusiva es el contrario de una conjunción causal. Si se quiere cambiar una frase subordinada causal en una frase subordinada conclusiva hay que cambiar la estructura de la frase.

1) conjunción conclusiva: No me lo dijo, por lo tanto no te lo puedo decir.
2) conjunción causal: No te lo puedo decir, porque no me lo dijo.

En 1) la oración subordinada describe la conclusión que se puede sacar de un hecho descrito en la oración principal y en 2) la oración principal describe la causa del acontecimiento descrito en la oración subordinada, pero el valor semántico es el mismo en ambos casos.

Sin embargo el truco no funciona siempre.

1) conjunción conclusiva: Mucha gente bebe demasiaodo, por lo tanto no se preocupan mucho por su salud.
2) conjunción causal: No se preocupan mucho por su salud, porque mucha gente bebe demasiado.

La frase 1) tiene sentido, pero la frase 2) no. Del hecho que beben demasiado se puede sacar la conclución que no se preocupan por su salud, pero no se puede decir que el hecho que beben demasiado es la causa por la cual no se preocupan de su salud.

Es un hecho curioso que todas las lenguas, por lo menos las que el autor de estas líneas conoce, distinguen entre conjunciones conclusivas y conjunciones causales a pesar de que la diferencia entre estos dos tipos es bastante sútil y solo perceptible en ejemplos rebuscados.



contacto pie de imprenta declaración de privacidad