20. preposiciones


El portugués tiene, como la mayoría de los idiomas, algo como 200 preposiciones. La mayoría de ellas sin embargo son expresiones complejas que se componen de varias palabras.

a partir de... => a partir de...
a pedido de... => a pedido de...
ao lado de ... => al lado de...
arredor de ... => alrededor de
à procura de... => en búsqueda de...


Si se conoce el significado de las palabras sueltas, partir, pedido, lado, en redor está arredores (alrededor), se puede adivinar el significado o deducirlo del contexto. Preposiciones cuyo significado se puede deducir del significado de base que tienen las palabras no son problemáticas, porque son semánticamente motivados, o sea en la lengua extranjera existe una palabra con exactamente el mismo valor semántico.

Del otro lado hay cantidad de preposiciones que son semánticamente poco motivados y otros que carecen por completo de motivación semántica. Basta un ejemplo muy simple para ver el problema. En español un cuadro está colgado en la pared. Igualmente bonito sería si estuviese colgado sobre la pared, encima de la pared o a la pared. Nisiquiera las lenguas románicas utilizan el mismo pronombre en este contexto.



portugués: (en) O quadro pendura na parede.
español: (en)El cuadro está colgado en la pared.
francés: (a) Le tableau est accroché au mur.
italiano: (a) Il quadro é appeso alla parete.
inglés: (sobre)The painting hangs on the wall.
alemán: (a)Das Bild hängt an der Wand.
persa: (sobre) عکس تابلو بر روی دیوار آویزان است
aks bar rouye diwar aawizan ast.


El portugués y el español utilizan la preposición na (em + artículo definido singular feminino = na). O sea la preposicion em / en que utilizan también cuando un objeto se encuentra en el interior de otro objeto o si algo ocurre dentro de un espacio temporal.

El francés, au (à + le), y el italiano, alla (a + la), utilizan la preposición à / a que tiene muchos significados, pero rara vez describe la relación fija en el espacio de dos objetos. La encontramos normalmente cuando se describe el movimiento hacia un lugar. (Je vais à Paris.)


Más motivado es el inglés on y el bar rouye persa. Ambos significa sobre y se utiliza estas preposiciones también si un objeto está posicionado horizontalmente encima de otro. (The book is on the table.)

Se puede tratar de explicar estas diferencias. Probablemente el francés y el italiano parten del verbo y en este caso más relevante es el movimiento como en la frase "Vado alla spiaggia", "Voy a la playa". Sin embargo la probabilidad que explicaciones de este tipo sean correctas es mínima y además no sirven para nada. Hay miles de contextos de este tipo y tratar de encontrar una explicación para su uso en el caso de que se alejaron de su significado básico es imposible.

Vamos a tratar en los capítulos siguientes aquellas preposiciones que a lo largo de los años llamaron nuestra atención. Libros de textos en general no mencionan las preposiciones como una gran problema. El autor diría que son un gran problema en general, aunque en cuanto al aprendizaje del portugués desde un punto de vista de un hispanohablante no lo son. Casi siempre, con muy pocas excepciones, hay una preposición en español a la cual corresponde UNA en portugués en todos los contextos posibles. Sin embargo se puede sacar una concluciones más generales que pueden ser útiles para el aprendizaje de otras lenguas.


Las preposiciones no son un problema gramatical, son un problema de léxico. Una regla gramatical describe una estructura válida para la formación de un número infinito de frases. La diferencia entre ser y estar es un problema gramatical. Ser se usa en el caso de que se trata de una característica inherente y estar se usa, cuando esto no es el caso. Esta regla vale para un número infinito de casos y detrás de esta regla hay una "lógica" y el que ha comprendido la lógica, puede hacer frases correctas. (O lo hace "intuitivamente" correcto porque el español es su lengua materna.)

En el caso de un problema de léxico no hay ninguna "lógica". La casa puede igualmente llamarse cesa o case. Es una cosa que hay que aprender a memoria. Igualment hay que aprender a memoria que en español se piensa en alguien y no, como en francés, a alguien. Esto es arbitrario. Incluso si alguien podría explicar porque es pensar en alguién en español y a alguién en francés no sería nada de lo cual se podría sacar una conclución general válida en otros contextos.




contacto pie de imprenta declaración de privacidad