21.2.1 el elativo

El elativo como categoría gramatical solo existe en español y en portugués, porque solo en estas lenguas adverbios y adjetivos tienen una forma propia para describir la gran intensidad en la expresión de una característica.

amargoamaríssimo muito amargo
amargo amargísimo
muy amargo


Nadie sabe porque se llama el primero elativo o superlativo absoluto y el segundo es una simple combinación de un adverbio con un adjetivo. La única razón que se puede dar por ello es el hecho de que el elativo tiene una forma propia.

(Es irrelevante, pero si acaso alguién quiere saberlo. Algunas lenguas, como por ejemplo el alemán, construyen el superlativo relativo, o sea aquél que destaca que algo es peor, mejor, más lindo etc. que todos los otros elementos del grupo de referencia de la misma forma que el superlativo absoluto, el elativo.

superlativo relativo: Er ist der Schönste von allen. => Es el más guapo de todos.
superlativo absoluto, elativo: Er ist der Schönste. => Es el más guapo. => Es guapísimo.

En alemán el superlativo relativo y el superlativo absoluto tienen la misma FORMA y se sobreentiende en el caso del elativo que se compara con algo, aunque no se lo menciona. "Er ist der Schönste", "Es el más guapo" no significa lo mismo que "Er ist sehr schön", "Es muy guapo". En español y portugués es al revés. El superlativo relativo y el superlativo absoluto no tienen la misma forma y "Es guapísimo" significa simplemente "Es muy guapo". Si se quiere decir que un elemento supera a todos los elementos de un grupo se debe decir "Es él más guapo de todos".

Es un problema que tenemos muy a menudo. Nociones gramáticales que tienen sentido en una lengua, no necesariamente tienen sentido en otra y no todas las nociones que derivan del latín se puede utilizar en cualquier lengua.


La noción tuviese sentido si implícitamente se haría referencia a un grupo de referencia sin nombrarlo. En este caso el elativo sería un superlativo cuyo grupo de referencia no se menciona. En el caso de "Es el más adinerado de todos" hay un grupo de referencia. En la frase "Es adineradísimo" no hay ningún grupo de referencia, pero se puede suponer que implícitamente hay uno. Si no se supone esto, la frase "Es adineradísimo" es lo mismo que "Es muy adinerado". Sin embargo en los dos casos en la vida real y colorida es una afirmación puramente subjetiva. Se supone que alguién es muy rico y esto es muy subjetivo.

La formación del elativo es muy simple. Se quita la vocal final y se añade a lo que queda -íssimo o en el caso que el adverbio / adjectivo termine en consonante se añade directamente a este consonante. (Obviamente, en el caso de que es adjetivo, concuerda con el sustantivo al cual se refiere. Es por lo tanto -íssima en el caso de que es género femininos, -íssimos en el caso de que es plural etc..)

belo - belíssimo lindo - lindísimo
cheio - cheíssimo lleno - llenísimo
estranho - estranhíssimo extraño - extrañísimo
feio - feíssimo feo - feísimo
feliz - felicíssimo alegre - alegrísimo
límpio - limpiíssimo limpio - limpísimo
normal - normalíssimo normal - normalísimo


Aparte de esto hay un gran número de elativos irregulares, que sin embargo no hay que conocer.

amável - amabilíssimo amable - amabilísimo
alto - supremo alto - altísimo
amargo - amaríssimo amargo - amargísimo
feliz - felicíssimo feliz - felicísimo
feroz - ferocíssimo bravo - bravísimo
fiel - fidelíssimo fiel - fidelísimo
frio - frigidíssimo frío - friísimo
grande - máximo grande - grandísimo
jovem - juveníssimo joven - jovencísimo
preguiçoso - pigérrimo flojo - flojísimo
sábio - sapientíssimo sabio - sapientísimo
senil - senilíssimo senil - senilísimo
simples - simplíssimo simple - simplísimo
veloz - velocíssimo rápido - rapidísimo


El elativo no es una categoría especial en español o portugués. Describe simplemente la gran intensidad de algo, sin que necesariamente haya una comparación con algo.

João mostrou-se um amigo fidelíssimo.
João se mostró ser un amigo muy fiel.
A população daquele país é paupérrima.
La población de aquel país es muy pobre.


Dado que el elativo no tiene un valor semántico propio, o sea dado que la formación sintética, en una sola palabra, no se distingue de la forma analítica, en los ejemplos anteriores se habría podido utilizar igualmente muito fiel y muito pobre en vez de fidelíssimo y paupérrima se llama en muchas gramáticas elativo a cualquier forma de adjetivo o adverbio que exprime una gran intensidad como extraordinariamente rico, mucho rico, super rico, etc. etc..)

Paulo é extraordinariamente atencioso.
Paulo es extraordinariamente atento.


Diría el autor que esto es una tontería. Si se comienza a dar un nombre propio a cualquier combinación de adverbio y adjetivo recibimos un sin fin de categorias.

un líquido fácilmente inflamable
una peonza dando vuelta rápidamente
una comida difícilemente digerible





contacto pie de imprenta declaración de privacidad



El que quiere puede atribuir estas combinaciones a categorías, pero de hecho son, al igual que en el caso del elativo, una combinación de adverbio y adjetivo.