6.1 Los pronombres personales

Las lenguas románicas y algunas otras, como por ejemplo el inglés, no declinan. La gran mayoría de las lenguas, ruso, polaco, checo, húngaro, finlandés etc. etc. declinan. Las lenguas románicas determinan la función de un objeto con preposiciones si se trata de sustantivos, aunque el acusativo (objeto directo) y el dativo (objeto) indirecto, no está marcado. Una declinación propiamente dicha, solo existe para los pronombres. Los pronombres cambián de forma según la función que tienen en la frase.

casoseñalización ejemplo
nominativ no hay O cão ladra. El perro ladra.
genitivo con de A cor do cão é preta. El color del perro es negro.
acusativo no hayVejo o cão. Veo el perro.
dativo con a Dá agua ao cão. Doy agua al perro.


Como el acusativo y el nominativo no están marcados, es únicamente la posición en la frase que nos indica qué o quién es ejecutor y qué o quién meta de la frase.

1) El perro ve el gato.
2) El gato ve el perro.

Se entiende sin más que en 1) el perro es el ejecutor de la acción descrita por el verbo y el gato la meta de esta acción. En 2) es al revés.

Por el hecho que los sustantivos no cambian en función del papel que tienen en la frase se dice muy a menudo que las lenguas románicas no declinan, lo que obviamente es una chorrada y por varias razones. La más obvia es el hecho que los pronombres cambian según la función que tienen en la frase. Es "Les doy el libro" y no "Los / Las doy el libro". Segundo, cualquier lengua tiene que determinar la función de un objeto dentro de la frase. Si no se lo hace, la frase se hace incomprensible. Miremos esta frase.

frase sin declinación posibles significados
El da el dinero el padre el chico. El da el dinero del padre al chico.
El da el dinero al padre del chico.
El da al padre el dinero del chico.

El problema surge porque alguna gente confunde aspectos irrelevantes con aspectos relevantes. Alguna gente cree que el aspecto interesante es el hecho que hay una cambio en la forma de la palabra. Esto es irrelevante. Se puede determinar la función de una palabra con un cambio de la palabra misma, lo que ocurre en el caso de los pronombres, o con preposiciones.

Definiciones como esta, sacado de Wikipedia, son confusas.

La declinación es un procedimiento morfológico de las palabras (en concreto de sustantivos, adjetivos y pronombres, que son los que actúan como núcleo de sintagma nominal) para expresar distintas relaciones gramaticales dentro de una oración. Así la declinación tiene el objeto de marcar el sujeto de una oración, el objeto directo, el indirecto entre otras relaciones sintácticas. Usualmente el procedimiento es algún tipo de alteración mediante sufijación, infijación, prefijación o metafonía. Ese tipo de alteración se denomina también flexión nominal (en contraposición a la flexión verbal o "conjugación") y consiste en la modificación de algunos de los morfemas constituyentes de las palabras. Esta alteración produce un cambio puramente gramatical, a diferencia de la derivación, que produce un cambio semántico.

Declinación (gramática)

El problema con este tipo de definición es que la gente al aprender una lengua que expresa la función de un sustantivo a través de sufijación, infijación, prefijación cree que las lenguas románicas se distinguen completamente de otras lenguas y no entienden que en cualquier lengua hay que determinar la función de un sustantivo en la frase. Simplificando: Qualquier lengua declina.

Lo que se puede decir es que las lenguas románicas, y por lo tanto también el portugués, están quebrando el esquema tradicional de los casos y el esquema tradicional con cuatro casos, nominativo, acusativo, dativo, genitivo solo vale para los pronombres personales. Para sustantivos el dativo, objeto indirecto, está marcado por una preposición y no se distingue por lo tanto de cualquier otro sustantivo con una preposición delante.

Lo regalo a la asociación.
Están hablando sobre la política extranjera.

Tanto "a la asociación" como "sobre la política extranjera " tienen la misma estructura. Su función está determinado por una preposición. Sin embargo en el primer caso se habla de un objeto directo, en el segundo de un objeto preposicional. Vamos a ver más tarde que linguistas brasileros hablan de objetos preposicionales en ambos casos.

Viendo la cosa así, el dativo no es una caso. Es simplemente una preposición con sustantivo. La cantidad de casos es variable. En latín por ejemplo existía un ablativo y en otras lenguas, por ejemplo en finlandés, hay más casos. Si a alguien le da la gana, puede crear un número infinito de casos. Qualquier preposición puede ser un caso. En gramáticas del portugués hay una tendencia de no considerar el objeto indirecto como un caso. La única razón por la cual se puede hablar de un caso es el hecho que tiene forma propia en los pronombres personales.

Si dejamos al lado este problemcillo teórico, hay los pronombres personales o átonos que existen en cuatro casos y los pronombre tónicos, que se usa después de cualquier preposición. Dado que el dativo se forma con una preposición, hay dos maneras de decir la misma cosa.

Os vi ayer.
Ayer vi a vosotros.



contacto pie de imprenta declaración de privacidad